Pregunta a Jesús qué quiere de ti y sé valiente!

 

Buscamos valientes.

 

Personas que tengan la valentía de con­sa­grar la na­ción al Co­ra­zón de Cristo, ese co­ra­zón di­vino y hu­mano que nos quie­re tan­to.[i]

Necesitamos valientes que crean que es importante que España vuelva a consagrarse al Sagrado Corazón de Jesús.

Valientes que entiendan que hoy, más que nunca, es necesario que el pueblo de Dios que peregrina en España vuelva su mirada a las heridas y al Corazón de Jesús.

Hace 100 años un grupo de personas creyó que consagrar España al Sagrado Corazón era importante. Creyeron que era necesario erigir un monumento en el centro de España para que todo el país mirase con devoción al Corazón de Jesús.

Ellos creyeron que era importante que la Iglesia y todo el pueblo español contemplase a Cristo y en sus heridas, curase las suyas propias.

Ellos donaron generosamente su tiempo y su dinero para que aquello fuese una realidad y hoy sus nombres están grabados en piedra, en el monumento antiguo del Cerro de los Ángeles.

Toda persona necesita un “centro” para su propia vida, un manantial de verdad y de bondad al que recurrir ante el cansancio de la vida cotidiana.[ii]

Este Año Jubilar busca, precisamente, ofrecer la posibilidad a todos los fieles de encontrar ese “manantial” donde descansar de las fatigas diarias.

Porque del corazón de Jesús se derrama sobre los hombres y sobre las mujeres el amor de Dios; en el Corazón de Jesús es donde la humanidad se reconcilia con Dios.[iii]

Hace 100 años un numeroso grupo de valientes entendieron que era necesario, urgente, entregar al Corazón de Jesús la realidad y la vida diaria de este país. ¿Crees tú que hoy esto también es necesario?

Buscamos nuevos valientes que tengan la osadía de colaborar con esta causa para que toda España sepa que aquí, en el Cerro de los Ángeles, la imagen del Sagrado Corazón nos recuerda que Cristo puede sanar las nuestras.

¿Eres tu uno de esos valientes?

Ayúdanos a que España vuelva a mirar al Corazón de Cristo.

Ayúdanos a que España sane sus heridas en las heridas de Cristo.

 

Papa Francisco

Donde Estamos

Search