Columbarios de la Parroquia

No es algo nuevo, desde siempre la tradición cristiana ha promovido los enterramientos dentro de las Iglesias o suelos adyacentes, de manera que los cuerpos de los fieles difuntos pudieran descansar más cerca de Dios, y sus familiares pudieran visitarlos en el lugar donde habitualmente practican su fe católica. Luego con la revolución francesa y con nuevos conceptos como la salubridad y la higiene, empezaron a crearse cementerios fuera de las ciudades y se prohibió los enterramientos en las Iglesias.

 
A raíz del Concilio Vaticano II (1962-1965), donde se permite la incineración de los cuerpos, la cremación experimenta un gran desarrollo en España, siendo hoy en día, en muchas grandes ciudades, la opción funeraria elegida por más del 50% de las familias. Hay que tener en cuenta que las cenizas son inocuas y hay libertad para su depósito sin controles sanitarios.

 

Ahora, 200 años después, la tradición de que los difuntos descansen en las Iglesias, vuelve a aparecer en la vida de los católicos, siendo ya numerosas las Parroquias que abren sus puertas para acoger las cenizas de los fieles difuntos. Los católicos que así lo deseen, tienen la posibilidad de adquirir estos derechos funerarios en la Parroquia San Isidro Labrador de Leganés, que en este momento es pionera en dar este servicio a sus fieles, permitiendo que sus cenizas o las de sus familiares, sean custodiadas dentro del recinto de la propia Iglesia.

 

 

** Para mas información dirígete a la parroquia

Papa Francisco

Donde Estamos

Search